Un mecánico engrasando la caja de pedalier de una bicicleta de montaña Santa Cruz.
Un mecánico engrasando la caja de pedalier de una bicicleta de montaña Santa Cruz.

How to: eliminar el crujido en la bici

¿Tu bicicleta cruje al pedalear o amortiguar? Aquí te mostramos las razones más comunes y lo que puedes hacer contra chirridos y crujidos en la bici.

Una bicicleta puede desarrollar algunos ruidos molestos: un crujido, un chirrido, un traqueteo o incluso un chillido. Los motivos suelen ser muy diversos y a veces difíciles de localizar. El eje de pedalier, la biela, la horquilla, el manillar, el sillín... el crujido puede tener diversos motivos y ya sido el responsable de arruinar muchas excursiones. Sin embargo, la causa de los molestos ruidos suele ser bastante sencilla de eliminar. Te ayudamos a encontrar el origen del crujido de tu bici y a solucionar el problema.
Pues, cuanto mejor cuides tu bici, menos probabilidades habrá de que genere ruidos. Esto significa: limpiar, engrasar y chequear los tornillos regularmente. A veces sólo hay un poco de suciedad en el lugar equivocado o un tornillo mal apretado. Pero primero tienes que saber de dónde viene el ruido. Lo mejor es hacerlo con la ayuda de alguien que escuche, mientras vayas sentado o parado en la bici.

Productos de limpieza y cuidado de bicicletas listos para limpiar una bicicleta de montaña.
Productos de limpieza y cuidado de bicicletas listos para limpiar una bicicleta de montaña.

La suciedad puede ocasionar ruidos en tu bicicleta.

Entre el cuadro y el rodamiento interior instalado se ha acumulado suciedad. La suciedad se elimina con un paño.
Entre el cuadro y el rodamiento interior instalado se ha acumulado suciedad. La suciedad se elimina con un paño.

Es precisamente entre las superficies de contacto donde suelen producirse los molestos crujidos. Por lo tanto: ¡limpia y hazle mantenimiento a tu bici con regularidad!

Un mecánico ajustando el plato en la biela con una llave de torsión.
Un mecánico ajustando el plato en la biela con una llave de torsión.

A pesar de un cuidado ejemplar, ¿tu bicicleta cruje? Comprueba que los tornillos estén correctamente apretados.

Buscar la causa: ¿Qué está crujiendo?

Puedes aislar fácilmente de dónde viene el ruido escuchando su ritmo y percatándote de cuándo ocurre. Aquí algunas cuestiones claves:

  • ¿Cruje al ritmo de la rotación de las ruedas o del juego de bielas?
  • ¿Continua el ruido al dejar de pedalear?
  • ¿Se produce el ruido al sentarte en el sillín? ¿O al pararte?
  • ¿Sigue crujiendo cuando vas pedaleando parado?
  • ¿Cesa al pedalear sin manos?

De esta forma, básicamente, sabrás dónde mirar más de cerca: en la transmisión (eje de pedalier, bielas, pedales, cadena, cambios), en el Cockpit (juego de dirección, manillar, potencia, horquilla) o en el sillín o en la tija de sillín.

Antes de empezar a apretar tornillos, deberías darle a tu bici una limpieza a fondo. De este modo, podrás ver mejor cualquier daño y simplemente te divertirás más arreglando tu bici.

Instrucciones generales para el taller:

  • ¡Hazle arreglos a tu bici, sólo cuando estés seguro de lo que haces!
  • La herramienta adecuada es indispensable. ¡Utiliza una llave de torsión para los componentes de carbono y todas las demás piezas marcadas con una especificación de torsión (Nm)!
  • Para pares de apriete bajos (hasta 5 Nm) debes utilizar bloqueador de tornillos.
  • Para pares de apriete más elevados, debes engrasar los tornillos.
  • Dado que las piezas de carbono se sujetan con fuerzas relativamente bajas, recomendamos el uso de pasta de montaje o de fricción. No debe haber grasa en las superficies de sujeción.
  • ¡Observa con detenimiento todas las piezas que desmontes! Grietas, abolladuras o arañazos en los lugares equivocados pueden afectar el ajuste y generar ruidos.

Sugerencia:
Cambia sólo un parámetro a la vez, así no perderás la orientación.

1
Paso 1: crujidos en la parte delantera de la bici

Paso 1: crujidos en la parte delantera de la bici

Crujido de la abrazadera del manillar en la potencia
En caso de que hayas identificado el Cockpit como la causa, comprueba primero la sujeción entre manillar y potencia. Desmonta para este fin el manillar, limpia los puntos de contacto y vuelve a montarlo todo. Al apretar los tornillos de fijación, asegúrate de que la placa de la potencia esté colocada de manera uniforme y que se apliquen los pares de apriete especificados.

Crujido de la abrazadera del manillar en la potencia
En caso de que hayas identificado el Cockpit como la causa, comprueba primero la sujeción entre manillar y potencia. Desmonta para este fin el manillar, limpia los puntos de contacto y vuelve a montarlo todo. Al apretar los tornillos de fijación, asegúrate de que la placa de la potencia esté colocada de manera uniforme y que se apliquen los pares de apriete especificados.

Chillido de la abrazadera de horquilla en la potencia

En caso de que el manillar no sea la causa, entra en cuestión la potencia sobre el tubo de horquilla. Afloja la tapa Ahead y luego la potencia. Si su bicicleta está colgada en el soporte de montaje, debes tener cuidado de que la horquilla no se salga y caiga. Puedes fijar la potencia al cuadro con una correa de tensión antes de retirarla. Limpia ahora la potencia y eventualmente los espaciadores instalados volviendo a montar todo al finalizar. Considera aquí también los pares de apriete especificados.

Chillido de la abrazadera de horquilla en la potencia

En caso de que el manillar no sea la causa, entra en cuestión la potencia sobre el tubo de horquilla. Afloja la tapa Ahead y luego la potencia. Si su bicicleta está colgada en el soporte de montaje, debes tener cuidado de que la horquilla no se salga y caiga. Puedes fijar la potencia al cuadro con una correa de tensión antes de retirarla. Limpia ahora la potencia y eventualmente los espaciadores instalados volviendo a montar todo al finalizar. Considera aquí también los pares de apriete especificados.

Crujidos en el tubo de horquilla o en el juego de dirección

Otro origen del crujido puede ser la sequedad, la suciedad, el aflojamiento o la tensión excesiva de las cazoletas del juego de dirección. Para acceder a las cazoletas, primero hay que aflojar de nuevo la tapa Ahead y la potencia, retirando esta última. Ahora puedes retirar la parte superior del juego de dirección retirando con cuidado la horquilla hacia abajo. Con la horquilla desmontada, se pueden inspeccionar los rodamientos superior e inferior del juego de dirección: ¿Ruedan suaves como la seda o más bien ásperos? Si se instala un juego de dirección con cazoletas, éstas deben quedar firmemente asentadas. Si los rodamientos están ásperos o las cazoletas sueltas, te recomendamos sustituir el juego de dirección. ¡Comprueba además que el cono de la horquilla quede firmemente asentado en el tubo de horquilla! La humedad y la suciedad tienden a acumularse aquí: no escatimes grasa durante la instalación. Si instalas un juego de dirección (nuevo), utiliza herramientas adecuadas para evitar dañar los rodamientos y el cuadro.

Crujidos en el tubo de horquilla o en el juego de dirección

Otro origen del crujido puede ser la sequedad, la suciedad, el aflojamiento o la tensión excesiva de las cazoletas del juego de dirección. Para acceder a las cazoletas, primero hay que aflojar de nuevo la tapa Ahead y la potencia, retirando esta última. Ahora puedes retirar la parte superior del juego de dirección retirando con cuidado la horquilla hacia abajo. Con la horquilla desmontada, se pueden inspeccionar los rodamientos superior e inferior del juego de dirección: ¿Ruedan suaves como la seda o más bien ásperos? Si se instala un juego de dirección con cazoletas, éstas deben quedar firmemente asentadas. Si los rodamientos están ásperos o las cazoletas sueltas, te recomendamos sustituir el juego de dirección. ¡Comprueba además que el cono de la horquilla quede firmemente asentado en el tubo de horquilla! La humedad y la suciedad tienden a acumularse aquí: no escatimes grasa durante la instalación. Si instalas un juego de dirección (nuevo), utiliza herramientas adecuadas para evitar dañar los rodamientos y el cuadro.

Cuando hayas limpiado todo sin encontrar ningún daño, puedes volver a montar la horquilla, el juego de dirección y la potencia. Al montar la potencia tienes que reajustar de nuevo el juego de rodamientos del juego de dirección. Aquí te indicamos cómo hacerlo:

Caso particular horquilla de suspensión

Si el crujido no ha desaparecido después de comprobar estas partes, es también probable que este provenga de la corona del tubo de dirección de tu horquilla de suspensión. Este se debe revisar en todo caso en un taller profesional. Ponte para ello en contacto con nuestro departamento de servicio al cliente o con el fabricante de la horquilla directamente.

 

2
Paso 2: crujidos desde la zona central de la bici

Paso 2: crujidos desde la zona central de la bici

Si el ruido se produce al arrancar, las causas suelen encontrarse en la zona de la abrazadera del sillín o en la transmisión. Para localizar si el ruido proviene más bien del eje de pedalier o del sillín, comprueba si el ruido se produce al sentarte y al pararte. La causa en este caso puede ser entonces una de las abrazaderas del sillín o de la tija de sillín. Si además cruje al pedalear parado, probablemente la causa sea el eje de pedalier o los platos.

Crujidos en la abrazadera de la tija de sillín

Controlar la sujeción de cuadro de la tija es una de las cosas más fáciles de hacer. Aquí, sin embargo, hay dos posibilidades. El ruido se produce entre la la abrazadera de sujeción y el cuadro – o entre la tija de sillín y el cuadro. En ambos casos el motivo puede ser suciedad, por lo que también aquí la fórmula mágica es: primero limpiar y luego volver a montar – con grasa o pasta de montaje, según el material. Si la tija de sillín tiene un juego notable en el cuadro a pesar de disponer del diámetro correcto o incluso se desliza en este por sí sola, utiliza preferentemente pasta de montaje. ¡Respeta los pares de apriete indicados al apretar la abrazadera!

Crujidos en la abrazadera de la tija de sillín

Controlar la sujeción de cuadro de la tija es una de las cosas más fáciles de hacer. Aquí, sin embargo, hay dos posibilidades. El ruido se produce entre la la abrazadera de sujeción y el cuadro – o entre la tija de sillín y el cuadro. En ambos casos el motivo puede ser suciedad, por lo que también aquí la fórmula mágica es: primero limpiar y luego volver a montar – con grasa o pasta de montaje, según el material. Si la tija de sillín tiene un juego notable en el cuadro a pesar de disponer del diámetro correcto o incluso se desliza en este por sí sola, utiliza preferentemente pasta de montaje. ¡Respeta los pares de apriete indicados al apretar la abrazadera!

Crujidos en la abrazadera del sillín

La cabeza de la tija de sillín también puede crujir y chirrear. Ya que la cabeza se encuentra en las bicis sin guardabarros allí en la zona donde llegan el barro o las salpicaduras de agua de la cubierta trasera, la suciedad es con frecuencia el origen del ruido. Lo mejor es desmontar completamente la fijación del sillín y limpiar todo a fondo. Puedes engrasar ligeramente los raíles de sillín metálicos antes del montaje. Con piezas de carbono se debe utilizar pasta de montaje. También en este caso hay que prestar mucha atención a los pares de apriete necesarios y al apriete uniforme en el caso de utilizar varios tornillos o una abrazadera cónica.

Crujidos en la abrazadera del sillín

La cabeza de la tija de sillín también puede crujir y chirrear. Ya que la cabeza se encuentra en las bicis sin guardabarros allí en la zona donde llegan el barro o las salpicaduras de agua de la cubierta trasera, la suciedad es con frecuencia el origen del ruido. Lo mejor es desmontar completamente la fijación del sillín y limpiar todo a fondo. Puedes engrasar ligeramente los raíles de sillín metálicos antes del montaje. Con piezas de carbono se debe utilizar pasta de montaje. También en este caso hay que prestar mucha atención a los pares de apriete necesarios y al apriete uniforme en el caso de utilizar varios tornillos o una abrazadera cónica.

Pedales y calas crujientes

Los pedales también se ensucian mucho y están expuestos a la intemperie sin protección. Por lo tanto, se acumula mucha suciedad en ellos y la rosca suele estar húmeda, por lo que es un caldo de cultivo para chasquidos. A menudo basta con girar los pedales de las bielas, limpiar todo y engrasar de nuevo las roscas. Presta mucha atención a la dirección de la rosca: el pedal izquierdo tiene una rosca izquierda. Utiliza preferentemente siempre arandelas de pedales.

Pedales y calas crujientes

Los pedales también se ensucian mucho y están expuestos a la intemperie sin protección. Por lo tanto, se acumula mucha suciedad en ellos y la rosca suele estar húmeda, por lo que es un caldo de cultivo para chasquidos. A menudo basta con girar los pedales de las bielas, limpiar todo y engrasar de nuevo las roscas. Presta mucha atención a la dirección de la rosca: el pedal izquierdo tiene una rosca izquierda. Utiliza preferentemente siempre arandelas de pedales.

Un segundo punto de control son los rodamientos de los pedales. No sólo soportan tu peso, sino que también están expuestos a grandes cargas, especialmente en bicicletas de montaña, cuando saltas o te chocas. Sólo tienes que comprobar el juego de rodamientos horizontales y prueba cómo giran los pedales. En caso de que el juego sea mayor (1-2 milímetros de movimiento) o de que los pedales no giren, puede ser señal de defecto o desgaste de rodamientos de los pedales. Ahora tienes tres opciones:

  1. En caso de reclamo de garantía de garantía (es decir, un defecto, por ejemplo, un juego mayor o un bamboleo del eje) dentro del período de garantía legal, ponte en contacto con nuestro departamento de servicio al cliente.
  2. Si la causa es por desgaste (por ejemplo, un funcionamiento áspero o lento) y tienes un pedal cuyos rodamientos son fáciles de sustituir, lo mejor es una reparación. Puedes hacerlo tú mismo o pedirle a nuestro servicio de atención al cliente que lo haga por ti.
  3. En caso de que ninguna de ambas cosas funcione, necesitarás pedales nuevos. Nuestra guía te indica cuáles son los mejores para ti.

Con pedales de clip, los crujidos pueden provenir de la conexión entre zapatillas y las placas de pedales, las calas o el mecanismo de clic. Si las calas quedan correctamente ajustadas a las zapatillas, puede que este sea el motivo. Para solucionarlo, normalmente sólo hay que volver a apretar las calas. Si las calas están muy desgastadas, es posible que ya no se ajusten de forma segura al pedal – entonces pueden rechinar y crujir o saltar del pedal por si solas. De ser así, llegó entonces el momento de comprar unas nuevas. La mayoría de los mecanismos del pedal también toleran un poco de aceite de vez en cuando.

Con pedales de clip, los crujidos pueden provenir de la conexión entre zapatillas y las placas de pedales, las calas o el mecanismo de clic. Si las calas quedan correctamente ajustadas a las zapatillas, puede que este sea el motivo. Para solucionarlo, normalmente sólo hay que volver a apretar las calas. Si las calas están muy desgastadas, es posible que ya no se ajusten de forma segura al pedal – entonces pueden rechinar y crujir o saltar del pedal por si solas. De ser así, llegó entonces el momento de comprar unas nuevas. La mayoría de los mecanismos del pedal también toleran un poco de aceite de vez en cuando.

Platos crujientes

Al pedalear, diriges una increíble cantidad de potencia a los platos. Si los tornillos de los platos no están apretados en forma, hasta un pequeño juego puede provocar rápidamente crujidos. La suciedad de la rueda delantera se encarga del resto. También en este caso suele ser útil desmontar los platos, limpiarlos y volver a montarlos. ¡Con platos Direct-Mount y/o bielas de carbono, el par de torsión es decisivo! Un poco de grasa en los lugares donde el metal se encuentra con el metal a menudo también ayuda a hacer milagros. Para platos con una fijación tradicional de cuatro o cinco brazos, utilizar nuevos tornillos de platos puede ser una solución inteligente. Las versiones más nuevas suelen tener llaves hexagonales o Torx en ambos lados y son mucho más fáciles de colocar y quitar.

Platos crujientes

Al pedalear, diriges una increíble cantidad de potencia a los platos. Si los tornillos de los platos no están apretados en forma, hasta un pequeño juego puede provocar rápidamente crujidos. La suciedad de la rueda delantera se encarga del resto. También en este caso suele ser útil desmontar los platos, limpiarlos y volver a montarlos. ¡Con platos Direct-Mount y/o bielas de carbono, el par de torsión es decisivo! Un poco de grasa en los lugares donde el metal se encuentra con el metal a menudo también ayuda a hacer milagros. Para platos con una fijación tradicional de cuatro o cinco brazos, utilizar nuevos tornillos de platos puede ser una solución inteligente. Las versiones más nuevas suelen tener llaves hexagonales o Torx en ambos lados y son mucho más fáciles de colocar y quitar.

Ejes de pedalier crujientes

Ejes de pedalier tienden a crujir debido a falta de lubricación, demasiada suciedad o por desgaste. Desmonta simplemente las bielas y comprueba si los rodamientos siguen girando con facilidad. Si funcionan con lentitud y brusquedad, el ruido podría provenir del eje de pedalier. Otra razón pueden ser las cazoletas roscadas o prensadas en el cuadro - en este caso suele ser útil montarlas de nuevo con grasa abundante.

Ejes de pedalier crujientes

Ejes de pedalier tienden a crujir debido a falta de lubricación, demasiada suciedad o por desgaste. Desmonta simplemente las bielas y comprueba si los rodamientos siguen girando con facilidad. Si funcionan con lentitud y brusquedad, el ruido podría provenir del eje de pedalier. Otra razón pueden ser las cazoletas roscadas o prensadas en el cuadro - en este caso suele ser útil montarlas de nuevo con grasa abundante.

Particularidad de rodamientos prensados: también rodamientos prensados de marcha suave pueden crujir en su montura. De ser así, los tienes que introducir presionándolos de nuevo. Para ello necesitas herramientas especiales y mucho cuidado para no dañar el cuadro. Tal vez sea mejor en este caso que tu tienda de bicis de confianza se encargue de ello.

3
Paso 3: crujidos en la parte trasera de la bici

Paso 3: crujidos en la parte trasera de la bici

Particularidad suspensión total
Un crujido en la parte trasera con suspensión suele ser difícil de localizar. Un indicio de la causa en el triángulo trasero es que el crujido sólo se produzca cuando se comprima la suspensión. ¡Súbete a tu bici y haz rebotar la parte trasera! Si escuchas un ruido, es probable que provenga de la parte trasera. Con la condición, por supuesto, de que ya hayas descartado las fuentes de ruido del sillín y de la tija de sillín.

Procede como se indica a continuación y comprueba después de cada uno de los cinco pasos si el crujido ha desaparecido:

  1. En primer lugar, comprueba si amortiguador mismo tiene juego. ¿Se mueve cuando levantas la rueda ligeramente y la asientas? ¿La presión de aire / SAG o la precarga del muelle de acero están ajustados correctamente?
  2. A continuación, comprueba que todos los pernos del amortiguador, balancín de desviación y de las articulaciones estén bien apretados.
  3. Si esto no ayuda, retira primero el amortiguador y comprueba el juego de los casquillos. Son artículos de desgaste y se pueden cambiar rápidamente.
  4. Si el crujido continua, desmonta los rodamientos individuales del triángulo trasero y comprueba su buen funcionamiento. Los rodamientos que ya no estén funcionando bien deben ser sustituidos por unos nuevos. Para ello, mide los rodamientos viejos o averigua con el fabricante cuáles necesitas.
  5. ¡Durante el montaje, presta atención a los pares de apriete, evite la suciedad y no ahorres grasa!

Cassette como fuente de ruido

Una fuente de ruido también puede ser un cassette que no esté bien ajustado. Si el cassette no se monta de forma positiva y con el par de apriete correcto, puede aflojarse y crujir en el cuerpo de la rueda libre. A menudo un poco de grasa o de pasta de montaje entre la rueda libre y el cassette bastan. Asegúrate también de que la rosca del anillo de cierre esté libre de suciedad.

Cassette como fuente de ruido

Una fuente de ruido también puede ser un cassette que no esté bien ajustado. Si el cassette no se monta de forma positiva y con el par de apriete correcto, puede aflojarse y crujir en el cuerpo de la rueda libre. A menudo un poco de grasa o de pasta de montaje entre la rueda libre y el cassette bastan. Asegúrate también de que la rosca del anillo de cierre esté libre de suciedad.

Radios crujientes

Si la tensión de los radios de la rueda trasera es demasiado baja, los radios pueden tener juego y emitir un chirrido brillante. Esto se oye especialmente en las marchas ligeras de los piñones grandes. Aprieta los radios de la forma correspondiente o lleva la rueda trasera a un taller que tenga experiencia en el campo.

Radios crujientes

Si la tensión de los radios de la rueda trasera es demasiado baja, los radios pueden tener juego y emitir un chirrido brillante. Esto se oye especialmente en las marchas ligeras de los piñones grandes. Aprieta los radios de la forma correspondiente o lleva la rueda trasera a un taller que tenga experiencia en el campo.

Ejes y bujes

El buje y su eje también pueden causar ruido. En primer lugar, comprueba si los cierres rápidos, los ejes de rosca o los ejes pasantes están bien apretados. Si la rueda tiene juego cuando se fija el eje, probablemente los rodamientos de buje están desgastados y deban ser sustituidos. Presta atención a los pares de apriete también aquí; un eje pasante demasiado apretado puede distorsionar gravemente el cuadro o la horquilla.

Ejes y bujes

El buje y su eje también pueden causar ruido. En primer lugar, comprueba si los cierres rápidos, los ejes de rosca o los ejes pasantes están bien apretados. Si la rueda tiene juego cuando se fija el eje, probablemente los rodamientos de buje están desgastados y deban ser sustituidos. Presta atención a los pares de apriete también aquí; un eje pasante demasiado apretado puede distorsionar gravemente el cuadro o la horquilla.

Consejo final: ¡Limpia bien el exceso de grasa! Cuando hayas vuelto a montar la bici y, con suerte, los crujidos ya sean cosa del pasado, limpia la grasa que rebosa de los rodamientos y de los tornillos. Así se evita la acumulación innecesaria de suciedad, al igual que manchas accidentales.

MÁS HOW TOS & CONSEJOS MECÁNICOS